Fretwork: BIRDS ON FIRE

Piezas de Orlando Gough, Salomone Rossi “Ebreo”, Albert Kellim, Leonora Duarte, Thomas Lupo, Phillip Van Wilder, Augustine Bassano, Hieronymus Bassano y Joseph Lupo
Fretwork (Consort de violas)
Wendy Gillespie, Asako Morikawa, Susanna Pell, Richard Bothby, Richard Campbell, Richard Tunnicliffe.
Jeremy Avis, tenor

Harmonia Mundi, 2008. 74’52’’
Distribuye: Harmonia Mundi


Fretwork vuelve una vez más a sorprender. La agrupación británica de seis violas (dos sopranos, dos tenores y dos bajas), conocida quizá para el gran público por su intervención en bandas sonoras de películas de Jim Jarmusch (Café y Cigarrillos, Flores Rotas) o por su acompañamiento de artistas como Robbi Williams o Lorena McKennitt, regresa en este caso con un bello repertorio de música judía ligada a las dinastías de los Tudor y los Estuardo; un repertorio, por lo demás, no exento de una relativa anécdota, si tenemos en cuenta que fueron precisamente de origen judío –y en particular las familias de los Bassano y los Lupo, llegados desde Italia– los músicos que dominaron el panorama compositivo de la Corte entre 1550 y 1650, a pesar del destierro expreso que pesaba por entonces sobre lo semita.
El disco está imbuido de un sabor sofisticado y cosmopolita, por repertorio, ambiente e interpretación. No obstante, y siguiendo una dinámica bastante en boga en las últimas grabaciones de muchos sellos discográficos, se quiebra el exquisito discurso mantenido con la irrupción o interferencia de una obra en tres entregas, Birds on fire –que es precisamente la que da título al cedé–, del compositor contemporáneo Orlando Gough, un nombre que proviene del mundo del pop. Gough realiza una recreación sensualmente colorista y tal vez un tanto costumbrista de la novela Badenheim 1939 de Aron Appelfeld, en que unos vieneses judíos recuperan sus raíces a través de la música. Con la inclusión de Gough en el programa se pierde la oportunidad de realizar un disco monográfico -y de verdadera referencia- en relación con la presencia judía en la música inglesa de los siglos XVI y XVII, en aras de una mayor popularidad.
Las Pavanas y Fantasías de Thomas Lupo constituyen sin lugar a dudas el plato fuerte de este disco en que Fretwork brilla por su agilidad, elegancia y delicadeza en los matices, obteniendo un sonido auténticamente suntuoso en el que quizá la voz de Avis –fugaz su intervención, por otra parte– “no da a la caza alcance”.

Comentarios

Pablo J. Vayón ha dicho que…
¿Y este disco de dónde leñe ha salido? No estaba en mis previsiones.
ANA DE LA ROBLA ha dicho que…
Pues sí que es raro sorprenderte a ti :-) Ya lleva unos cuantos meses en el mercado, creo que desde mayo. Ciertamente vale la pena, dejando a un lado las estampitas de Gough.