DOWLAND

Con esta entrada inicio una entrega semanal en la que compartiré algunas músicas "tubeadas" por mí misma, retazos que forman parte de mi paisaje emocional. Espero que en algún camino nos crucemos. Salud.

Comentarios

Elvira ha dicho que…
No conocía a este compositor, muy bella la pieza y la interpretación. Un placer, como toda la música que nos muestras.

Por cierto, me intriga saber más sobre la preciosa escultura que has puesto. ¿Me cuentas un poquito?

Besos
ana de la robla ha dicho que…
Qué raro que tú no conocieras a John Dowland, queridísima!! El maravilloso compositor áulico que vivió en los tiempos de Isabel I y Jacobo I. Recomendable al cien por cien. En particular este disco es una belleza por su interpretación, aunque no sea una integral; es del sello Harmonia Mundi y se llama Seven Teares. Creo que no es difícil encontrarlo.
En cuanto a la escultura... siento decepcionarte. He tomado la imagen por su expresividad, pero no sé adónde pertenece. De todos modos, ya al margen de la escultura, es evidente que la fotografía es una composición; lo que no sé es de quién, porque la autoría no estaba especificada. Quizá alguien por aquí nos pueda ayudar...
Beso, Elvira.
Pablo J. Vayón ha dicho que…
La gran Ellen Hargis...
Elvira ha dicho que…
Pues yo no sé si mi padre me hablaría alguna vez de él, o si me puso música suya (era un gran melómano), pero desde luego yo no lo recordaba. Toda la vida (desde que era un bebé, me cuentan) me quedaba escuchando la música que él ponía con gran atención y placer. Y mis dos abuelos eran grandes melómanos también. El de Málaga tenía un magnífico piano en el que iban a ensayar los mejores pianistas que visitaban la ciudad, como por ejemplo Rubinstein (¡qué envidia!).

Muchas gracias por la recomendación. A ver si alguien sabe más de esta escultura!! Besos
ana de la robla ha dicho que…
La maravillosa Ellen Hargis, sí. En este disco está descomunal. Beso, Pablo.

***

Pues sí que da envidia eso que cuentas, querida :-)
Y nada, vete a Dowland, que, como tu rosa, es muy agradecido y desinteresado...
Todavía recuerdo una anécdota que me ocurrió precisamente el día que me hice con este disco. Salía de Harmonia Mundi, satisfecha con mi bolsa de compritas, y me encontré con un supuesto melómano de mi ciudad. Me preguntó qué había comprado y le comenté lo del disco de Dowland. Me suelta el fulano (despectivamente): "ah, yo no escucho música moderna". Eso de John Dowland le debió de sonar a country o rock o vete tú a saber... Siempre que pongo el disquillo me acuerdo... Besito.
Orfeo ha dicho que…
Le tengo un especial aprecio a los libros de ayres de Dowland.

Besos, querida!
ana de la robla ha dicho que…
Es que ese pasto es superior, mi queridísimo Orfeo... Beso ayroso.
Orfeo ha dicho que…
;)
Anónimo ha dicho que…
música para el alma
ana de la robla ha dicho que…
Cierto...